La Familia Lapp

El Grupo Lapp combina la estructura de una multinacional con las fortalezas distintivas de una empresa familiar.

Ursula Ida, Andreas y Siegbert Lapp

Ursula Ida, Andreas y Siegbert Lapp

Juntos, Oskar y Ursula Ida Lapp han creado una empresa familiar de gran renombre y reputación internacional. Como fundadores de una exitosa historia industrial, ellos son un ejemplo para las futuras generaciones, empleados y amigos.
Con mucho trabajo y entusiasmo, con una visión clara de lo importante y con perseverancia, se han convertido en un modelo de dedicación, disciplina y de espíritu emprendedor. Todo con el objetivo de proporcionar el mejor servicio a sus clientes y por la continuidad de la empresa en el futuro.


Cuando Oskar Lapp murió de una enfermedad cardíaca en 1987, la empresa siguió guiándose por su filosofía. Sus dos hijos, Andreas y Siegbert Lapp se hicieron cargo de la gestión de la empresa familiar y, con la colaboración de su madre, la han dirigido desde entonces. Desde su infancia han conocido la empresa y aprecian el significado de una conducta empresarial responsable.

El legado de Oskar Lapp ha sido su visión emprendedora, un compromiso inquebrantable con los intereses de la empresa y una exigencia absoluta de calidad, y estos valores todavía perduran al día de hoy.